Blog

Este es un espacio de reflexión y análisis psicológico que busca construir aprendizajes y aportar al desarrollo personal.

Proyecto-Vida

Las probabilidades del año: un camino para actuar por nuestras metas

El año inicio, y como es frecuente, tenemos propósitos, proyectos y oportunidades. La idea es que convirtamos nuestros deseos en acciones y encaminemos un plan de proyección, para lograr lo que deseamos y podemos. Si bien las oportunidades pueden ser infinitas, las probabilidades dependen de nuestra planeación y ejecución.

Las probabilidades son oportunidades que tenemos a las cuales le hemos trabajado, que tienen acciones de respaldo y vamos encaminando un plan de desarrollo, mientras que las posibilidades, son situaciones que pueden ocurrir, pero que están determinadas por lo que pueda pasar, y no, por lo que proponemos que ocurra.

“La probabilidad no se encarga de las excepciones, sino de la creencia en la existencia de un resultado, causa o motivo alternativo.”

– Nassim Taleb –

En este sentido la intención del inicio de año es volver nuestras metas y oportunidades, en probabilidades, fijando objetivos personales específicos, realizando planeación, encaminando pequeñas acciones para lograr objetivos, apoyándonos de seres queridos para actuar e investigando procesos de emprendimiento de metas.

El proceso de construir probabilidades, es como un proceso de desarrollo, tiene pasos y se van viendo resultados con el recorrido de este camino. No se trata solo de sueños o aspiraciones, consiste en un conjunto de objetivos que consolidan un proyecto y que tiene un tiempo de ejecución.

El ser humano es ambicioso y tenemos dentro de nuestra naturaleza, a veces primaria e instintiva, dificultades que afectan nuestro desarrollo, pero a su vez, tenemos capacidades, como la razón, consciencia y disposición, para evaluar los panoramas y construir con base en nuestros deseos.

Actuar con probabilidad, es como un proceso de estudio y de grados, se reúne información, se aprende, analiza y luego encaminamos medidas. El recorrido de estas acciones implica madurez, paciencia y control, al igual, sacrificios y renuncias, que quizá en el momento sean complejos, pero después de ir logrando los objetivos, los resultados nos llenan de realización.

La probabilidad de actuar

Es probable que siempre actuemos y es posible tener oportunidades, pero la intención es que la probabilidad de actuar consista en un proceso de paso a paso, para actuar por nuestras expectativas, haciendo revisiones y generando avances.

La probabilidad es un camino que construimos por etapas, en el cual existen aciertos y fallas. Consiste en analizar nuestros deseos, nuestros verdaderos intereses, no lo que el otro determina como conveniente o lo que debo de hacer para producir, sino lo que me ha interesado desde hace tiempo, con lo que me divierto y lo que me tranquiliza.

La idea es que veamos la vida como un proyecto, donde aunque existan malos momentos, podemos aprender de estas situaciones y lograr un plan de reparación basado en esas fallas. La proyección es una competencia que se base en intereses y apoyo, que consiste en conjugar la misión y visión de vida en un proceso de experiencia y conocimiento.

El cuerpo no es más que una mera proyección de la mente, y la mente no es más que un pobre reflejo del corazón radiante.

– Ramana Maharshi –

Como volver probable un proyecto, si ya es posible

Las posibilidades son infinitas, pero las probabilidades dependen de la razón y ejecución, por esto podemos construir una guía de pasos, para actuar con base en lo probable y real:

  • Asumir nuestros verdades deseos, esas aspiraciones que nos apasionan y realizan.
  • Planear en un tiempo real acciones que den cuenta de que estamos actuando por construir lo que queremos.
  • Recibir realimentación de otros para enriquecer nuestro proyecto.
  • Investigar sobre los proyectos existentes para reconstruir nuestras metas.
  • Arriesgarse un poco a actuar, para comprender lo que es viable y mejorarlo.
  • Persistir en nuestras metas, para verlas crecer.

Los expertos en desarrollo personal definen que los proyectos no se ejecutan por temores, falta de orden, inadecuado trabajo en equipo, falta de liderazgo, baja tolerancia a la frustración, falta de claridad en la proyección, entre otras. Por esto, siendo los únicos dueños de nuestras aspiraciones, somos los ejecutores de las probabilidades y podemos lograr actuar con razón, planeación, apoyo y perseverancia.

La probabilidad para este año nuevo, es que seamos nosotros mismos, construyamos nuestras aspiraciones, caminemos con compañía, hablemos y actuemos, por construir nuestras metas personales, sociales y ocupacionales. Es probable ser lo que queremos ser, si logramos conocernos, organizar y actuar, porque así generamos proyectos, además, no existe peor oportunidad que la que no se construye. Feliz año.

Los comentarios para este post están cerrados.